Mi Jubilacion
suscribase y reciba gratis nuestra newsletter mensual

Editorial

Estamos ya casi comenzando a transitar un nuevo año. Atrás va quedando todo lo que nos deparó el 2017: las alegrías y las frustraciones, los logros y las caídas, los aciertos y los errores, lo que no dependió de nosotros y lo que sí.
Nadie sabe qué trae el 2018, pero sí conocemos nuestros sueños.
Y también sabemos que estamos dispuestos y preparados para intentar cumplirlos.
Los que formamos parte de mijubilación.com queremos agradecerte que estés ahí, y transmitirte nuestros mejores deseos para el nuevo año.

FELICIDADES!!

Alcanza tu sueño (fragmentos)

Sé firme en tus actitudes y perseverante en tu ideal.
Pero sé paciente, no pretendiendo
que todo te llegue de inmediato.
Haz tiempo para todo, y todo lo que es tuyo
vendrá a tus manos en el momento oportuno.
Aprende a esperar el momento exacto
para recibir los beneficios que reclamas.
Espera con paciencia a que maduren los frutos
para poder apreciar debidamente su dulzura.

Aprende a mirarte con amor y respeto,
piensa en ti como en algo precioso.
Desparrama en todas partes
la alegría que hay dentro de ti.
Que tu alegría sea contagiosa y viva para expulsar
la tristeza de todos los que te rodean.
La alegría es un rayo de luz que debe permanecer siempre encendido,
iluminando todos nuestros actos y sirviendo de guía
a todos los que se acercan a nosotros.

El éxito en la vida no se mide
por lo que has logrado,
sino por los obstáculos que has tenido
que enfrentar en el camino.
Tú y sólo tú escoges la manera
en que vas a afectar el corazón de otros
y esas decisiones son de lo que se trata la vida.

Que este día sea el mejor de tu vida
para alcanzar tus sueños.
Sé tu mismo el cambio que quieres ver en el mundo.

Mahatma Gandhi

 

Para asegurarte la recepción de nuestra newsletter, agregá lajubilacion.com.ar@listas.lajubilacion.com.ar a tu libreta de direcciones.

Reforma: ¿Sólo previsional? ¿o también laboral?

Estos días hemos sido apabullados por miles de análisis sobre índices, empalmes, RIPTES y posibles cálculos de aumento.
Pero cierto es que en los pocos artículos que componen el texto sancionado, queda mucho más para destacar.

AMBITO PREVISIONAL

¿QUÉ CAMBIO?: MÉTODO DE AUMENTAR

Cambió la forma de actualizar periódicamente el haber mensual de un jubilado.
Hasta ahora, el haber variaba según creciera la recaudación o los salarios.
Ahora, en su mayor proporción, el motor será la MEDICIÓN OFICIAL DE INFLACIÓN.

¿QUÉ NO CAMBIO?: FORMA DE CALCULAR HABER INICIAL

No cambió la forma de calcular el haber inicial de la jubilación.
Se sigue reconociendo un 1.5 % por cada año aportado, aplicado según corresponda al promedio de sueldos últimos 120 meses en el caso del dependiente, o las rentas promedio en el caso de autónomo.

Asimismo, la ley busca reconocer y distinguir a aquellos que han llegado al derecho jubilatorio sin usar la moratoria, y en aquellos casos que ganan la mínima, les otorga un pequeño adicional, relacionado directamente al 82 % del salario minimo, vital y móvil.
Si bien la cifra no es significativa, sí lo es la señal de hacia donde apunta el rumbo respecto a premiar a quien aporte.

AMBITO LABORAL

¿QUE CAMBIÓ?: EXTENSIÓN EDAD. AHORRO CONTRIBUCIONES.
Hasta ahora, cuando alguien alcanzaba los requisitos para la jubilación, o sea edad y años de aporte, el EMPLEADOR podía intimarlo a jubilarse, y a partir del día que lo intimaba, sólo estaba obligado a pagarle el sueldo durante un año.
Ahora, en el momento en que cumpla los requisitos, no podrá intimarlo si es menor a setenta años, pero si podrá, acreditados que fueran los años de aportes, eximirse del pago de las contribuciones patronales.
Es decir que, de manera voluntaria se comienza a extender la edad jubilatoria, ya que ahora el TRABAJADOR, al llegar a los 65 no se ve obligado a jubilarse, y puede continuar en actividad.
Para el EMPLEADOR, esto significa un costo adicional, ya que antes se liberaba sólo con abonar el sueldo durante un año, y ahora si quisiera liberarse debiera pagar toda la indeminización.
Por otro lado, cierto es que si el trabajador continúa, el eximirse de las contribuciones representa un ahorro de aproximadamente dos sueldos al año.
Como acabamos de analizar, el cambio no sólo ha sido previsional, y saludamos positivamente que se permita extender la edad jubilatoria de manera voluntaria, estimulando dicha medida con el ahorro de la contribución patronal.

En caso de querer ampliar la información podés enviar un email desde aquí


¿Todavía no visitaste nuestra web?
Entrá y enterate de todas las novedades.

¿Necesitás gestionar tu jubilación o te parece que podés ayudar a alguien que conocés?: Consultanos.
Quiero saber el costo para que me gestionen la jubilación

Reflexiones: A los 100.

Y para despedir el año con una interesante historia de vida, este mes vamos a contarte sobre Ronald Scott, quien el pasado 20 de octubre cumplió 100 años de vida. A este presente centenario, este hombre de ascendencia inglesa le suma un pasado de notable piloto de avión, responsable de los vuelos inaugurales de Aeroposta entre el continente y Tierra del Fuego. Además, participó activamente como voluntario en la Segunda Guerra Mundial.
Reproducimos a continuación fragmentos de la entrevista aparecida en el diario La Nación.
(Fotos: LA NACION / Hernán Zenteno)

-------------------------------------------------------------------------------

-Ronald, ¿es consciente de la edad que tiene?
-Para nada. Solo hago lo que tengo que hacer: trato de ofrecer mis servicios, estoy ameno para dar una mano. Voy día a día, semana a semana.

-Si es que existe, ¿cuál es el secreto para llegar en su estado a los cien años?
-Practiqué mucho deporte durante toda mi vida. Y ahora, me tomo una aspirina en el desayuno, un vaso de vino tinto al mediodía, consumo ensaladas y mucha fruta.

-¿A qué se debe el consumo diario de la aspirina?
-Me lo indicó el médico. Tengo un marcapasos, porque parece que mi sangre era un poco espesa, y con la aspirina ya no tengo problemas al respecto dado que me la licúa. Es una buena solución.

-¿Qué desayuna?
-Normalmente, tomo café a la mañana y té por la tarde. A la noche me gusta alguna infusión con boldo.

-No solo de té de boldo vive el hombre. Usted mencionó una copa de vino durante el almuerzo.
-Ah sí, eso siempre. Nunca falta una copa de tinto en las comidas principales. Aparentemente, a mí me hace bien.

-¿Siempre fue tan metódico?
-Siempre. A las ocho de la mañana desayuno. A las doce y media, almuerzo. Cuatro y media tomo el té, aunque, a veces, por la actividad que tengo, debo postergarlo y entonces paso a la cena liviana directamente.

A los 100-¿Continúa con la práctica de deportes?
-Ando en bicicleta. La utilizo para hacer los mandados. Como cocino mi comida, me resulta fácil salir a comprar mis alimentos con la bicicleta. Ahora hago menos deportes, pero sigo atento al rugby en el Club Atlético San Isidro.

-¿Hay algún secreto para conservar la memoria?
-Trato de quedarme con lo importante. Uno no puede meter toda la información dentro. Hay que esclarecer y no irse por los rincones.

-Usted mencionó al pasar que, en ciertas ocasiones, posterga su merienda por la actividad. ¿A qué ocupaciones se refería?
-Colaboro en la Iglesia Metodista Unida de Buenos Aires que queda en Acassuso. Y siempre trabajé para la comunidad británica de San Isidro. Me gusta participar en obras solidarias y apoyar a las instituciones que hacen algo por los niños. Para Navidad, en la Iglesia organizamos siempre una feria con 180 artesanos. Durante 20 años fui el parrillero de ese encuentro. Cocinaba 1000 chorizos y 36 lomos para 4000 personas. Ahora no aguanto el calor y ya no hay lomo, pero, de todos modos, ofrecemos algo bueno.

-¿Cómo llega al mundo de la aviación y su participación en la guerra?
-A los diez años era socio juvenil del Club Hurlingham. Una tarde, mientras estaba viendo polo, un jinete vino al galope para pedirme un agua tónica. Era el Príncipe Eduardo, que abdicó luego en Inglaterra. Yo me tomé el atrevimiento de agregarle limón a la bebida y se la alcancé. Recuerdo que me dijo: "Estamos de acuerdo, es mejor con limón". Su secretario me tomó la dirección y al día siguiente me llamaron de la embajada para invitarme a conocer el primer portaviones que hubo en la Argentina. Fue en el año 1926. En el portaviones, yo tenía los ojos más grandes que un plato. Ahí comenzó todo. Recién en el año 1942, cuando mi madre tuvo que quedar internada por su vejez en el Hospital Británico, quedé más disponible y me fui a la embajada para ofrecerme como voluntario. Yo quería ser piloto naval. Tomaron nota de mi pedido y me convocaron. En el Hospital Británico me hicieron los estudios médicos. Los resultados fueron perfectos. Solo era cuestión de esperar un barco para partir a Europa. Mientras, jugaba al rugby en la Primera de Belgrano.

A los 100-Finalmente, el barco llegó al puerto de Buenos Aires.
-Me avisaron de la embajada y me fui. El viaje duró más de un mes. Lo gracioso fue que, en Inglaterra, me querían enviar a un Regimiento como Infante. ¡Me negué! La empleada en el puerto me dijo:

"Si usted no vuelve en 48 horas, tengo que enviar a la policía para que lo regrese como desertor". Ante esto, yo le pregunté a la chica si sabía dónde quedaba la Argentina. ¡Cómo me iba a volver al día siguiente, luego de un viaje de más de un mes! Por supuesto, la empleada no sabía dónde quedaba nuestro país. Así que me fui a la oficina de enrolamiento de la aviación naval, que estaba cerca de la plaza de Trafalgar. Me mandaron al sur, a la base naval de Portland. Y ahí hice mi vida, primero como marinero. Una placa decía: "Se es piloto, pero antes marinero".

-¿Tenía la intención firme de participar en la guerra o solo buscaba volar?
-Yo quería participar en la guerra. Lo que hizo Hitler en Polonia era lo peor que se podía concebir. Mató gente por matar.

-¿Su iniciativa era, en buena medida, para combatir contra Hitler?
-Mire, yo conocía la historia de Winston Churchill y sabía que era un buen capitán de equipo. Y en mi conciencia, siempre sostuve que hay que tener buen equipo y buen capitán. Si el capitán no es bueno hay que pensar si se saca provecho del equipo o no. Hay que rendir.

-Siempre vuelve a la simbología deportiva.
-Es mi idea de vida. No joder por joder.

-¿Qué le dejó el paso por la guerra?
-Hay un refrán inglés que dice: "Uno va a defender las cenizas de sus padres y los templos de su Dios". En concreto, si uno hace eso, entonces tiene que aceptar la guerra. Y en la guerra uno ve que hay gente que mata por matar. Lo que ha hecho el partido nazi no tiene nombre.

-¿A los 100 años se piensa en el futuro?
-Sostengo la idea de la Madre Teresa: hay que seguir adelante y hacer el bien. Confucio decía: "El camino más largo es solo una sucesión de pasos, entonces no te pierdas. Tomá un paso a la vez y andá en buena dirección".

-¿Lo sorprende tener 100 años?
-¡No, porque nunca antes los tuve! Me tocó 100 años ahora.

-------------------------------------------------------------------------------
Nos quedamos con esta última reflexión, y nos disponemos a vivir plenamente la edad que tengamos ahora, porque la estamos viviendo por primera vez y sólo a nosotros nos toca escribirla.

 

¡Hasta la próxima!